La ortodoncia es la especialidad de la odontología que se ocupa de estudiar y corregir las alteraciones de posición de los dientes, las arcadas dentarias e incluso los problemas de disfunción temporo-mandibular (ATM). La ortodoncia tiene dos objetivos, conseguir una buena oclusión y una correcta alineación de los dientes, algo que implica tanto beneficios estéticos como beneficios funcionales.

Dependiendo del momento de actuación, aplicamos un tipo u otro de ortodoncia. No es lo mismo actuar de forma preventiva que intentar corregir un problema avanzado, por eso distinguimos entre la ortodoncia preventiva, la interceptiva y la correctiva.

Aparte de los tres tipos de ortodoncia según el momento en que el dentista decide o puede actuar sobre el problema ortodóntico, también hay otros dos campos de la odontología: la ortopedia funcional de los maxilares y la ortodoncia ortográfica. Veamos pues, los cinco tipos distintos de ortodoncia:

  1. La ortodoncia preventiva es la parte de la ortodoncia que pretende actuar antes de la aparición de desviaciones cuando el diagnóstico nos indica que éstas se van a producir y alterarían el desarrollo normal del complejo bucofacial. Para ella se utilizan técnicas de desgaste dentario y aparatos removibles que eliminan los riesgos que tiene el paciente de sufrir un problema en el crecimiento bucodental. Suele aplicarse en cortas edades, por lo que se aplica en odontopediatría, principalmente para evitar una posible mala oclusión. Esto tipo de ortodoncia suele ir acompañado de la corrección de hábitos nocivos que pueden empeorar el riesgo existente. Algunos de los ejemplos son los mantenedores de espacio, la extracción de dientes supernumerarios u otras acciones que se avancen a los problemas causados por la erupción de piezas.
  2. La ortodoncia interceptiva está encaminada a corregir desviaciones que se están produciendo en ese momento pero que todavía pueden tratarse para cambiar su evolución. Es decir, se usa donde ya se estableció una mala posición o hábito que todavía puede corregirse. Sirve para evitar que el crecimiento del complejo craneofacial se desarrolle de forma anormal, por lo que suele aplicarse en pacientes jóvenes y en muy pocos casos en personas adultas. Un buen ejemplo de ella es la actuación en pacientes con maloclusión antes que empeore la anomalía. Sus aplicaciones tienen que ver tanto con los dientes como todo el complejo mandibular. Suele implicar aparatos fijos que eviten la complicación del problema.
  3. La ortodoncia correctiva se aplica cuando el problema ortodóntico o la maloclusión ya se han instaurado y han alterado el curso normal del complejo bucofacial. Estos pueden ser una deformación de la forma del arco dentario o alteraciones en la función. Suele estar indicada en jóvenes y puntualmente en adultos. Se utilizan tanto aparatos removibles como aparatos fijos que tienen como objetivo devolver la normalidad morfológica funcional y estética. Como se trata de un problema que ya evolucionado suele ser necesario un buen estudio del caso particular que se ayude de radiografías panorámicas y estudios sobre modelos.
  4. La ortopedia funcional de los maxilares tiene que ver tanto con la ortodoncia interceptiva con la correctiva y tiene la peculiaridad de poder reorientar el crecimiento craneofacial (normalmente aplicada en edades jóvenes). Tiene que ver básicamente con una función esquelética y de localización maxilofacial. Con ella se inhibe o modifica el patrón de crecimiento de los maxilares para corregir la displasia que originó y mantiene una maloclusión.
  5. La cirugía ortognática es el nombre que se le da a la actuación en alteraciones maxilofaciales que necesitan intervenciones quirúrgicas para corregir la malformación del paciente en cuestión. Se aplica cuando los problemas son más severos que en otros casos, ya que se trata de evitar siempre que sea posible

Tipos de aparatos dentales en Ortodoncia

Empezamos hablando de los brackets metálicos y es que estamos ante uno de los aparatos más comunes y tradicionales. Entre las principales particularidades de este tipo de brackets hay que decir que es un aparato fijo, visible y que por norma general está fabricado en acero. Uno de los principales inconvenientes de este aparato es que no respeta la estética dental del paciente así como también hay que decir que es algo incómodo y causa algunas molestias. Finalmente dentro de esta categoría de brackets metálicos encontramos el Sistema Damon, que utiliza una técnica más moderna y destaca por ser más eficaz.

Captura de pantalla 2016-01-26 a la(s) 10.28.02

Como ya hemos comentado uno de los principales inconvenientes de los brackets metálicos es que son antiestéticos, por ello cada vez son más los pacientes que optan por los conocidos brackets estéticos, cuya principal particularidad es que son menos visibles en comparación con los metálicos. Como no podía ser de otra manera hay que hablar de una serie de desventajas que encontramos en esta técnica de Ortodoncia y en este sentido podemos destacar que este tipo de brackets, que pueden ser de zafiro o porcelana, son menos resistentes.

Captura de pantalla 2016-01-26 a la(s) 10.28.39

Continuamos hablando de los brackets linguales como otro de los aparatos dentales que nos ayudarán a corregir la posición de nuestros dientes, siendo una de las opciones más reclamadas ya que cuidan la estética del paciente puesto que el aparato va colocado detrás de los dientes así como también es mucho menos molesto en comparación con el resto de técnicas.

Captura de pantalla 2016-01-26 a la(s) 10.28.44

Finalmente, la Ortodoncia Invisible, popularmente conocida como ortodoncia sin brackets, ortodoncia invisible o transparente, es una nueva y revolucionaria técnica de ortodoncia estética que viene a sustituir a los hasta ahora habituales aparatos de metal.

Captura de pantalla 2016-01-26 a la(s) 10.28.51

Su creadora fue la empresa americana Invisalign, que en 1999 sorprendió al mundo con unos alineadores transparentes, totalmente estéticos y prácticamente invisibles a los ojos de los demás. Su diseño en formato compacto y fabricación en un material similar al plástico o la silicona, permite a los pacientes quitárselos y ponérselos a su antojo para acudir a reuniones, eventos importantes, citas o simplemente para salir a tomar algo con amigos, lo que resulta tremendamente práctico.