La salud bucodental es una de las cuestiones que más nos preocupan, pero cada vez más, por cuestiones estéticas.

En este sentido, tener los dientes blancos y una sonrisa bonita, es lo que más cuidamos. Pero, ¿cómo conseguirlo y mantenerlo en el tiempo?

El Instituto Profesor Sada nos presenta un decálogo para tener los dientes blancos:

1. Evitar el uso excesivo de blanqueadores que puedan llegar a dañar el esmalte.

2. Lavarse los dientes justo después de cada comida.

3. Usar complementos, como el hilo dental y enjuagues.

4. Usar colutorios sin clorhexidina, ya que, según la doctora Carranza, co-directora del Instituto, “aunque es antibacteriana, afecta al esmalte de los dientes con los que amarillea las piezas”.

5. Mantener la boca hidratada y beber mucho agua, e incluso tomar chicles sin azúcar, para favorecer la salivación.

6. Evitar alimentos que tiñan las piezas dentales, como el café, el vino tinto, el té negro, refrescos o remolacha, pues “su composición afecta a los dientes dejando restos en los dientes con los que un uso prolongado hace que se empiecen a amarillear”, explica Carranza.

7. Consumir abundante fruta, sobre todo manzanas; así como productos lácteos que aporten calcio.

8. Tomar fibra, pues su efecto abrasivo ayuda a eliminar los restos de comida de la superficie de los dientes.

9. No fumar.

10. Realizarse una limpieza bucal cada seis meses. “Las limpiezas bucales eliminan completamente la suciedad y las bacterias de la boca, con lo que da una sensación de mayor blanqueamiento”, asegura Carranza.

No obstante, si con estos consejos no se logra el resultado deseado, lo mejor es acudir al dentista y determinar el tratamiento que más se adecúa a las necesidades de cada paciente.

Artículo Original